HOME NOTICIAS MEMES GALERÍA CALENDARIO CONTACTO
 
La resaca de Mercedes GP
15 mayo 2013 La verdad no recuerdo un auto tan “versátil” como el W04 que Mercedes GP utiliza para la campaña 2013 de la Fórmula Uno. Un momento es el líder de la parrilla y al siguiente está metido a mitad de la misma. Como algunos señalaron: empieza como Mercedes GP y termina la carrera como Marussia/Caterham. El comentario es extremo pues no cae tanto su desempeño, pero el punto está hecho.

España fue justo el escenario más notorio de lo anterior y tanto Rosberg como Hamilton deberán estar rezando que no les vuelva a suceder en lo que se puede convertir en una larguísima temporada en el equipo de las flechas plateadas. Lo hechos están ahí: Hamilton tiene un promedio de arrancar en la posición 2.8 y Rosberg acumula una de 3.6 después de cinco eventos en 2013, pero la carrera la terminan en promedio 6.4 y 11.6, respectivamente. Si lo vemos con años anteriores, es dramática la estadística. Mercedes GP ha logrado mejorar en tanques vacíos, ritmo de vuelta de calificación y con Hamilton en el asiento del conductor, pero una vez que se apagan los semáforos, se transforman radicalmente y son autos que en nada asemejan a los del sábado. Solamente en la carrera de Malasia lograron acabar mejor de lo que iniciaron –no por mucho– en lo que ha resultado uno de los dos podios que llevan en la campaña a pesar de haber iniciado en todas menos dos ocasiones dentro de los primeros cuatro autos de la parrilla, ambas Rosberg en sexto.

El año pasado, el W03 de Schumacher y Rosberg ayudó para que promediaran un lugar de calificación de 9.3 y 9.15, pero –incluidos abandonos y demás accidentes– su promedio de carrera terminó en 14.15 para el heptacampeón y 10.95 para Nico, en algo nada alentador para la escuadra con base en Brackley y que llevó a la salida de Norbert Haug y a la entrada de Toto Wolff. Es cierto que Schumacher tuvo una pésima suerte –especialmente durante la primera mitad del campeonato– pero también lo es que sabíamos lo que se podía esperar de Mercedes cada carrera con un auto queriendo ser de punta, pero rodando solitario entre los primeros cuatro equipos y el resto de la parrilla, aunque Sauber estuvo a punto de alcanzarlo.

Este año, los promedios de término de carrera no podrían estar más distanciados del trabajo realizado el sábado, sobre todo si tomamos en cuenta que el W04 es el auto que se ha visto más rápido en casi todos los circuitos durante las calificaciones y que, desgraciadamente, ha generado un patrón en el que sabemos que ni siquiera será contendiente los domingos. Simplemente cuando lo cargan de gasolina –irónico– es cuando peor se comporta el auto y más sufre con las de por sí degradables llantas que ha proporcionado Pirelli para esta campaña. Hamilton se ha mostrado excelente los sábados, pero su auto no responde los domingos y se ve destinado a luchar por siquiera arañar el podio cuando fácilmente podría ser el cuarto en discordia peleando por el título de pilotos, mientras que Rosberg ha mejorado su nivel con la presión del inglés y ya sumó dos PP sólo para verse relegado a pelear por puntos y ni siquiera por el podio (aunque en Malasia debió haber subido al tercer puesto, pero ese es otro tema que se toca a fondo en la FASTmag de mayo). No cabe duda que son rápidos, el auto simplemente no responde.

El problema de todo esto repercute si tomamos en cuenta que ya fueron campeones de la pretemporada pero eso no les servirá mucho para que los directivos en Stuttgart decidan mantener el equipo, que está en serio peligro de salir de la categoría –aunque los motores se queden– sobre todo cuando llevan cuatro años arriesgando su reputación con el regreso a F1 mientras que en casa BMW les está dando una cátedra en el DTM tras 20 años de ausencia. Por cierto que en los cuatro años que BMW estuvo en la F1 después de comprar Sauber, lució mucho más competitivo, si bien sólo logró una victoria camino a su segundo y tercer puestos en el Campeonato de Constructores.

La actuación del GP español tiene que ser la sima del equipo alemán pues de lo contrario podría marcar el final de uno de los regresos más esperados de un constructor a la Fórmula Uno. Es claro que el potencial de velocidad está en el W04 y en los pilotos, pero si no logran revertir estas transformaciones que tienen de la noche del sábado a la mañana del domingo, difícilmente veremos argumentos para defender el trabajo de Brawn y compañía.
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Autódromo Hnos. Rodríguez
Derechos Reservados 2020
www.autodromohr.com