HOME NOTICIAS MEMES GALERÍA CALENDARIO CONTACTO
 
Un centenario inesperado
19 junio 2013 Cuando Vijay Mallya anunció que entraría al mundo de la F1 mediante la compra de Spyker F1 y renombraría al equipo Force India Formula One Team, muchos pensamos que se trataba simplemente de un cambio de propietarios en un equipo que venía arrastrando las viejas glorias de Jordan Grand Prix –si a un tercer lugar en el Campeonato de Constructores de 1999 y cuatro victorias se les puede denominar de esa manera– y que en 2008 estaría compitiendo bajo su cuarto nombre distinto en igual número de años.

La idea que Mallya, un empresario con sus principales negocios en el mundo de la cerveza y la aviación, tomara las riendas de un equipo de Fórmula Uno parecía más un capricho de un hombre adinerado que un proyecto serio por formar un equipo trascendente en la máxima categoría del automovilismo aun cuando se mantuvo el equipo técnico con Colin Kolles como Jefe Principal y Mike Gascoyne –el que estuviere a cargo en Toyota de la parte de diseño– como el Jefe en Tecnología.

Sin duda se esperaba que la línea siguiera y el equipo, aún con nuevo dueño, fuera un participante que en lo deportivo estuviera en el fondo de la tabla mientras que en lo económico tendría acceso a un mercado con aproximadamente 1,200 millones de habitantes –como 10 veces la población de México y cuatro la de Estados Unidos– y parte de las economías emergentes junto con Brasil, China y Rusia, comúnmente conocidas como los BRIC. Por ello sorprendían los grandes objetivos casi inmediatos de estar en la mitad de la parrilla para el inicio de la temporada europea y las aseveraciones del dueño sobre que Force India llegaba para quedarse en la F1 a diferencia de Midland y Spyker. El escepticismo era mayúsculo y los resultados no ayudaron a Mallya a defender su inversión y visión del equipo: una única visita a la Q2 –cortesía de Fisichella en Italia– y ningún punto en las 18 rondas del año para terminar únicamente por delante de Super Aguri en el Campeonato de Constructores de la Fórmula Uno, pero ayudado en que el equipo nipón se retiró después del GP de España, tan solo habiendo disputado cuatro rondas.

La asociación con Ferrari para 2009 terminó y a Gascoyne le dieron las gracias para iniciar un nuevo ciclo en el equipo asociados con Mercedes en espera de consolidar el proyecto indio en la Fórmula Uno. Lentos, pero los resultados llegaron en Bélgica e Italia donde una posición de privilegio y el primer podio del equipo se lograron en Spa-Francorchamps a manos de Fisichella mientras que Sutil pudo calificar segundo en Monza para terminar cuarto y llevarse sus primeros puntos en la F1. Esto les valdría quedar novenos en el Campeonato de Constructores por delante de Scuderia Toro Rosso y empezar a ganarse el respeto del resto de la parrilla de cara a su tercer temporada en la Fórmula Uno.

El proyecto de Vijay Mallya se consolidó a partir de 2010 con actuaciones constantes que terminaron en puntos. Terminar séptimo, sexto y séptimo en los Campeonatos de Constructores de 2010 a 2012, respectivamente, mientras peleaba constantemente con Sauber y Williams por ser el mejor equipo del resto –detrás de Red Bull Racing, Ferrari, McLaren, Mercedes GP y Lotus (antes Renault)– de la parrilla . Force India se convirtió en un equipo, si no indispensable, si importante en la Fórmula Uno.

En Canadá festejó su centésima carrera en la F1 y el trabajo que ha mostrado durante este tiempo ha sido magnífico para llevar un equipo de lo más bajo de la tabla a estar contendiendo, hoy por hoy y de manera esporádica, con equipos grandes; siendo el referente de un proyecto para cualquier equipo que entra a la categoría. Mallya ha logrado generar una escuadra sólida con las alianzas correctas en materia de motores, pilotos y directivos, por lo que Force India se convirtió en todo lo que Vijay soñó y diseñó y lo que muchos dudamos se pudiera lograr.

Cien carreras con pocos éxitos en cuanto a podios, posiciones de privilegio y vueltas rápidas, mientras siguen trabajando para lograr esa elusiva primera victoria, pero con el crecimiento que poco a poco lleva a un equipo a los mejores niveles y podría estar en algún momento como contendiente a obtener podios en cada gran premio. Sin ser una sorpresa, continúan mejorando carrera tras carrera y la constancia ha sido su sello durante este lustro como equipo de F1.

Vendrán muchos más grandes premios, pero con la expansión de la Fórmula Uno hacia el continente asiático y en específico hacia India, la posición de Force India podría verse fortalecida cada día en el plano deportivo y económico asegurando su éxito con o sin Vijay Mallya a la cabeza. Cien grandes premios que nadie veía venir, pero que nos hacen pensar que no están lejos otros cien en la historia de Force India.

laplumadelzurdo@gmail.com
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Autódromo Hnos. Rodríguez
Derechos Reservados 2020
www.autodromohr.com