HOME NOTICIAS MEMES GALERÍA CALENDARIO CONTACTO
 
Las señales de Red Bull Racing
4 septiembre 2013 Con la confirmación de Daniel Ricciardo como segundo piloto de Red Bull Racing en 2014, el equipo dirigido por Christian Horner deja en claro sus intenciones en el corto y mediano plazos, además de buscar reivindicar su programa de pilotos jóvenes que manejan a través de Scuderia Toro Rosso y que, hasta el momento, únicamente había producido un éxito: Vettel. Y su talento natural.

La llegada de Ricciardo confirma que en Red Bull existe un número uno con nombre y apellido: Sebastian Vettel. Ello no necesariamente es culpa del tricampeón alemán pero si Red Bull desea mantener muchos años Schubastian es necesario que siga ganando y batiendo récords como lo ha hecho hasta el momento y la inversión en un piloto como Kimi Raikkonen implicaba un gran esfuerzo económico así como dividir sus recursos de manera equiparada entre el finlandés y el alemán para tener a ambos pilotos contentos y pudiendo resultar en pugnas internas.

A su vez, con el australiano ocupando el lugar de Mark Webber en 2014, Red Bull trata de ratificar la eficiencia y resultados de su proyecto para generar pilotos de envergadura en la Fórmula Uno; proyecto que ha visto éxitos sólo en el caso de Vettel mientras que otros tantos como Buemi y Alguersuari han representado el fracaso de la escuela que buscan consolidar. Con Vergné y Ricciardo en su segunda temporada completa en Fórmula Uno era momento de afianzar a Toro Rosso como el paso previo al brinco a Red Bull Racing y no volver a dejar a la deriva a los volantes de la escuadra italiana. Además, con Antonio Felix Da Costa y Carlos Sainz Jr. presionando por un puesto, resultaba importante demostrar que el sistema funciona y los sustitutos vienen ocupando la escalera tal como fue diseñada. Es también una razón para validar la inversión en ambos equipos de la Fórmula Uno y los pilotos que participan en la escuela de Red Bull, pero que no necesariamente refleja las capacidades de la dupla de RBR para 2014.

Finalmente, en el mediano plazo representa una confirmación para los de Milton Keynes pues necesitan saber quién podría ocupar el lugar de Vettel en caso que éste abandonara al equipo por cualquiera razón. Raikkonen representaba una solución para los próximos dos años pero después de eso, Red Bull habría perdido la oportunidad de evaluar a Ricciardo a un buen nivel, o al mismo Vergné, además de ocupar los espacios de Toro Rosso e impedir el desarrollo de otros talentos. Con esta decisión, Marko y Horner pueden determinar si el australiano puede cargar al equipo en caso de ser necesario o si deben probar a Vergné en próximas temporadas y seguir buscando un sucesor de Vettel.

A todas luces, la llegada de Ricciardo a Red Bull Racing en 2014 es una decisión que no se basa en talento, sino en potencial a mediano plazo y en demostrar que la inversión en pilotos jóvenes no ha sido en vano al permitir el desarrollo de los mismos.

laplumadelzurdo@gmail.com
© CAJR/2013
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Autódromo Hnos. Rodríguez
Derechos Reservados 2020
www.autodromohr.com