HOME NOTICIAS MEMES GALERÍA CALENDARIO CONTACTO
 
Alejandro Agag reflexiona sobre el futuro y cambio climático
22 abril 2020 Hoy se celebra el Día de la Tierra y en el marco de la conmemoración, Alejandro Agag, fundador y presidente de la Fórmula E, explica por qué el brote de coronavirus y la suspensión global del deporte son una advertencia para el futuro, a menos que resolvamos urgentemente la crisis climática.

En una carta declaración Agag hace una reflexión sobre lo que se debe hacer tomando en cuanta las lecciones que actualmente se están aprendiendo debido a la pandemia del Covid-19.

Aquí su mensaje íntegro:

El sábado 18 de abril, las calles de Paris deberían estar llenas. Se esperaba que miles de fanáticos podrían llenar las gradas de la Ciudad de las Luces para disfrutar de la carrera de Fórmula E en Francia y animar a los conductores como Felipe Massa que superaran los límites de la tecnología de movilidad eléctrica.

Tristemente, esas calles estaban vacías.

La emergencia de salud global causada por el brote de Covid-19 ha sido una situación muy inquietante para todos nosotros.

En países donde estoy muy cerca, como España, Italia y el Reino Unido, esta pandemia está adquiriendo proporciones dramáticas.

La salud, la economía y el estilo de vida de nuestra comunidad están amenazados, con trágicas consecuencias que los gobiernos, las empresas y los ciudadanos enfrentan con valentía. Todo nuestro apoyo se dirige a ellos, y especialmente a los profesionales de la salud que están en primera línea.

Como parte de las medidas de salud pública, el deporte, así como todas las formas de entretenimiento público, fueron algunas de las primeras actividades que se cerraron por completo.

El aplazamiento de los Juegos Olímpicos de Tokio para el año próximo, una acción que no ha tenido lugar en tiempos de paz desde el año 369 d.c, fue la decisión más sobresaliente que la comunidad deportiva mundial tuvo que tomar.

Un bloqueo total por parte del gobierno, como los que estamos viendo en casi todas partes del mundo, es sin duda una medida de último recurso diseñado para hacer frente a un peligro a muy corto plazo, como una pandemia.

Sin embargo, tenemos el deber de mirar más allá de esta crisis y tratar de entender cómo y cuándo pueden ocurrir estos escenarios a mediano y largo plazo.

Como publiqué recientemente en Instagram, Covid-19 actuó como una prueba de cuándo debemos actuar para combatir el cambio climático. Ese momento es ahora.

¿Por qué el clima es relevante para esta crisis? Hay dos hechos relacionados a tenerlos en cuenta.

Primero, el mayor riesgo de nuestro tiempo para la salud humana es la contaminación del aire, que también nos hace menos resistentes a los síntomas de las infecciones respiratorias, como las causadas por Covid-19.

En muchas partes del mundo, como Covid-19, la contaminación del aire ya está afectando la vida cotidiana y evitando que las personas salgan de sus hogares.

En segundo lugar, los científicos advierten que un aumento incontrolado de las emisiones de gases de efecto invernadero conducirá a eventos climáticos cada vez más extremos. Si no actuamos, los desastres naturales pueden hacer que los bloqueos públicos sean más frecuentes para todos nosotros, lo que lleva al final de la vida normal tal como la conocemos, incluido el deporte.

Como ha demostrado la respuesta humana resistente a la crisis de Covid-19, no es demasiado tarde para marcar la diferencia. La dramática reducción de la contaminación en China, y en todas nuestras ciudades europeas, por la suspensión de los viajes y el cierre temporal de fábricas muestra que no es demasiado tarde para cambiar de rumbo colectivamente.

Así como los ingenieros y científicos talentosos están encontrando soluciones innovadoras para ayudar a luchar contra Covid-19, la tecnología también jugará un papel importante en la creación de un futuro más limpio y rápido. La evolución tecnológica será esencial para hacer que la lucha contra el cambio climático sea compatible con un crecimiento económico sostenible y equilibrado.

Los gobiernos y las empresas están respondiendo a estas preguntas, introduciendo medidas específicas y buscando soluciones tecnológicas para reducir el impacto ambiental, gracias a una opinión pública atenta que se está involucrando cada vez más activamente en la sensibilización sobre el tema.

La reducción de las emisiones globales a través de la movilidad eléctrica es un ejemplo de lo que la investigación tecnológica puede hacer por el medio ambiente, y es con esta premisa que se creó la idea del campeonato ABB FIA Fórmula E en 2011. Muestra cómo la electricidad es una alternativa a los motores de combustión.

Desde entonces, junto con nuestros socios, hemos llevado a cabo una investigación constante, produciendo importantes avances tecnológicos, como baterías expandidas de 52 kW / h, introducidas la temporada pasada.

Eso no es todo.

La sostenibilidad es nuestro enfoque en lo que respecta a la organización de carreras. No es casualidad que hayamos renovado nuestra certificación ISO 20121, el estándar internacional para eventos sostenibles.

Queremos llevar nuestro mensaje a las generaciones e instituciones más jóvenes, con nuestros conductores actuando como nuestros embajadores.

El campeón de una temporada, Lucas di Grassi, no solo es conductor del equipo Audi Sport ABT Schaeffler, sino también defensor del aire limpio en las Naciones Unidas.

Con el mismo punto de vista sobre cuestiones medioambientales, también estoy orgulloso de haber lanzado la serie de carreras Extreme E, la versión todoterreno de la Fórmula E, que tendrá SUV 100% eléctricos en lugares remotos del planeta y que también están en riesgo desde el punto de vista climática.

Ofrecer movilidad sostenible como una de las posibles soluciones, además de utilizar nuestros recursos para implementar iniciativas con legados positivos según las necesidades locales.

La serie comenzará en 2021 y representará un nuevo concepto en rally off-road, con carreras en áreas ya dañadas por el cambio climático, como los glaciares en Groenlandia y los bosques tropicales en la Amazonía.

Los desafíos a los que todos nos enfrentamos ahora pueden replicarse en los próximos años como resultado del cambio climático. No solo en los lugares remotos donde se realizarán las carreras Extreme E, sino también en las ciudades donde vivimos, trabajamos y jugamos todos los días.

Aunque Covid-19 está fresco en nuestras mentes, debemos hacer todo lo posible para garantizar que no vuelva a suceder. Hoy es el Día de la Tierra, pero debería estar todos los días en el calendario. El trabajo debe empezar ahora.
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Autódromo Hnos. Rodríguez
Derechos Reservados 2021
www.autodromohr.com