HOME NOTICIAS MEMES GALERÍA CALENDARIO CONTACTO
 
"Debes prepararte para trabajar en un mundo de hombres"
9 junio 2021 "Este es un mundo de hombres, pero no significaría nada sin una mujer", cantaba James Brown en una de sus canciones más famosas, 'This is a man's world'. El motorsport que conoció Eve Scheer en los 90 y a principios del nuevo milenio era un mundo de hombres, pero si hoy hay mujeres implicadas en diferentes roles es gracias a pioneras que, como ella, han demostrado que la pasión no hace distinciones de género.

Todo empezó en Monza en 1989, cuando Eve, junto a su padre, fue a ver el Gran Premio de Fórmula 1: "En la pista estaban Alain Prost, Ayrton Senna y otros pilotos legendarios. Desde ese momento quise ser piloto de carreras, o al menos estaba segura de que quería formar parte de este ambiente", dice la presentadora de televisión de ServusTV, broadcaster del Campeonato del Mundo de MotoGP en Austria, Alemania y Suiza.

El plan de convertirse en piloto profesional no pudo hacerse realidad durante su adolescencia, así que Eve continuó con sus estudios y a los 20 años asumió un papel protagonista en una famosa serie de televisión alemana: "Durante dos años y medio fui actriz y no se me permitió entrenar con coches de carreras, en parte para evitar posibles lesiones -explica-. Pero yo quería vivir en el mundo de la competición. Trabajar como actriz me dio la oportunidad de participar en eventos exclusivos y vivir experiencias fantásticas, pero no era lo que yo quería, así que opté por dejar ese trabajo seguro para dedicarme, sin garantías, a mi pasión".

Con su licencia de piloto profesional en el bolsillo, Eve empezó a participar en competiciones y debutó como piloto de coches en 2002: "Un día, Alfa Romeo me llamó y me pidieron que corriera con ellos como prueba. Les gustó mi estilo profesional y mi pasión, así que me propusieron que hiciéramos toda la temporada juntos. ¡Fue fantástico!"

Finalmente, compitió muchos años en varias series como la Alfa 147 Cup, la Porsche Sports Cup, la VW Scirocco Cup y, como punto culminante, en 3 ocasiones las prestigiosas 24 horas de Nürburging.

Dada su experiencia en el mundo de la televisión, se abrió una nueva oportunidad para Eve: "Muchas compañías empezaron a ofrecerme presentar eventos como presentaciones de equipos, nuevos modelos de coches, o incluso hacer entrevistas o informar de lo que ocurría en las carreras internacionales en las que a veces también participaba como piloto".

Su incursión en el periodismo televisivo fue gradual y desafiante: "A menudo estaba en el coche con el cámara a mi lado minutos antes de empezar la 'qualy' o la carrera y, con el micrófono en la mano, explicaba lo que había pasado hasta ese momento y presentaba la siguiente sesión. Entonces, el cámara se bajaba del coche, ¡y a mí me tocaba concentrarme en competir!". Durante esos mismos años, participó y presentó eventos icónicos de las cuatro ruedas, como las 24 horas de Nürburgring y Le Mans.

"A principios de la década del 2000 no había muchas mujeres tan interesadas en el motorsport como yo. Todavía era un mundo de hombres, y de vuelta a esos días, a menudo tenía la impresión de que constantemente me ponían a prueba y me retaban. Así que siempre tuve la sensación de estar mucho mejor preparada que mis compañeros hombres, tenía que demostrar que merecía el trabajo por mis conocimientos y competencia -añade-. El hecho de ser piloto de carreras fue una demostración más de mi enorme pasión por el motorsport, y creo que, en cierto modo, me dio una buena reputación y apoyo desde el principio".

La pasión por sí sola no es suficiente cuando se quiere ser profesional, como explica Eve: "Antes de cualquier evento, siempre intentaba estudiar todos los detalles sobre los pilotos, la tecnología, los equipos, y era mi preparación la que me hacía llamar la atención y, por tanto, recibir cada vez más compromisos como presentadora". Y cuando no encontraba los detalles que necesitaba en las revistas o los libros, siempre encontraba apoyo en sus compañeros: "Creo que la forma de presentarse es muy importante. Ser educada y respetuosa me ha permitido integrarme en este ámbito y crear una amplia red de contactos formada por personas que, cuando he necesitado pedirles información, nunca se han echado atrás. Por supuesto, es recíproco, se trata de dar y recibir. Creo que las relaciones son muy importantes, así como la disponibilidad y la profesionalidad".

Fue gracias a una rica red de contactos que Eve se enfrentó a un nuevo reto a finales de 2018: "Me envió un mensaje Alex Hofmann, uno de los expertos de MotoGP™ para ServusTV, diciéndome que estaban buscando otro presentador además de Andrea Schlager. Me sentí honrada y muy emocionada porque siempre me habían apasionado las motos, pero nunca había informado sobre las carreras de dos ruedas".

Tras un casting televisivo en Salzburgo, Eve fue contratada para iniciar esta nueva aventura: "No quiero decir que tuviera miedo, pero creo que no dormí algunas noches antes de participar en el primer GP porque estaba nerviosa y emocionada de nuevo. Y en cambio, una vez que llegué al paddock, ¡el primer impacto ya fue fantástico! Y me sorprendió ver a tantas mujeres involucradas en roles tan diversos. Todo el mundo fue inmediatamente acogedor y servicial. Recuerdo que pensé: 'No es solo un espectáculo, es una familia'".

A pesar de sus muchas experiencias, las ganas de competir no la han abandonado, así que, además de viajar para informar sobre las carreras del Campeonato del Mundo de MotoGP™, Eve también participa en carreras de coches clásicos: "Compito con un BMW 2002 group 2 de los 60 sin control de tracción, ABS ni ayuda electrónica, por lo que el control del coche es más exigente, especialmente en condiciones de humedad y al límite. ¡Es muy divertido y una especie de 'vuelta a los orígenes'! Y lo que también es genial es que ServusTV me permite tener toda esta diversión como piloto activa además de mi trabajo en televisión".

Desde 2018, Eve ha vuelto a competir y ha encontrado inspiración y apoyo en su marido, Frank Stippler, piloto profesional de fábrica de AUDI: "En realidad, nunca he tenido ídolos, pero tengo la suerte de que mi marido me apoya, lo cual es muy importante para mí. A veces pienso que él cree en mí más que yo misma".

Al ser un referente del motorsport, Eve recibe a menudo mensajes o es invitada a participar en eventos, en el último año principalmente online, donde muchas chicas le piden consejos y sugerencias: "Me sorprende la preparación que tienen hoy en día las chicas de 13 o 14 años. Ya saben qué papel quieren desempeñar y cómo moverse, son una fuente de inspiración y motivación".
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Autódromo Hnos. Rodríguez
Derechos Reservados 2021
www.autodromohr.com